Tres Claves para Despertar la Felicidad en los Niños

Tres Claves para Despertar la Felicidad en los Niños

despertar la felicidad en los niños.jpg

Para los adultos es fácil creer que la infancia es una época llena de felicidad, pues es así como la recordamos ahora que nuestra vida se ha llenado de situaciones y problemas. Podemos recordar cuando jugábamos con los vecinos o si nos llevaban al parque y esas memorias de momentos felices son las que prevalecen en la edad adulta. 

Sin embargo, los niños tienen preocupaciones y sufrimientos reales que no los dejan ser felices. A veces, los padres creemos que son tonterías, pero la realidad es que ellos pueden estar sufriendo y no saben cómo manejar sus problemas. 

De acuerdo con James Baraz y Michele Lilyanna, autores del libro Awakening Joy for Kids (Despertando la Alegría en los Niños) la alegría se puede cultivar y los padres podemos enseñar a los niños a hacerlo. Debemos primero aprender a ser felices nosotros mismos y conocer qué practicas les producen felicidad verdadera a los niños y no solo momentos placenteros. Hay muchas formas de cambiar nuestra mentalidad y convertirnos en personas más felices al mismo tiempo que enseñamos a los niños. Estas son solo tres prácticas que nos traerán felicidad duradera: 

Practicar la Gratitud

Se ha encontrado que la gratitud aumenta la felicidad no solo a los niños sino también a los adultos. Prestar atención a lo que uno está agradecido puede cambiar nuestros pensamientos negativos y ayudarnos a apreciar lo bueno que nos ofrece la vida en este momento. Para profundizar el efecto, es importante permitirnos experimentar la gratitud en el preciso momento y tomarnos el tiempo para apreciarlo. Incluso unos pocos segundos para registrar los sentimientos positivos de gratitud, cuando surgen, ayudan a fortalecer el impacto. 

Podemos aprender a practicar la gratitud escribiendo una carta a alguien para agradecerle por habernos ayudado, escribir 3 cosas por las cuales estamos agradecidos, al final del día, o simplemente expresar gratitud a las personas que hacen algo por nosotros en el día a día. También podemos enseñarles gratitud a los niños a la hora de la comida, si cada miembro de la familia les cuenta a los demás alguna cosa por la cual está agradecido, puede ser por un amigo que lo ayudó, por tener un techo para vivir o por su linda familia. Solo compartir de esta manera ayuda a los padres y a los hijos a tener una mejor idea de lo que está sucediendo en la vida de los demás y es una forma simple de forjar vínculos familiares más profundos. 

Ayudar a los hijos en momentos difíciles 

Una realidad es que la vida siempre nos trae contratiempos y es importante saber afrontarlos con fortaleza y compasión. La práctica de enfrentar lo difícil es una parte vital de despertar la alegría, pues cuanto más comprendamos el sufrimiento y estemos dispuestos a aceptarlo, mayor será la posibilidad de desarrollar una mente que no le tenga miedo a las cosas difíciles, cuando estas se presenten. Para manejar un momento difícil los autores nos recomiendan reconocer lo que estamos sintiendo, puede ser tristeza, rabia o miedo; aceptar estos sentimientos negativos; investigar cómo nos sentimos y no tomarlo personalmente, es decir, reconocer que la experiencia no es un reflejo de lo que somos, sino solo una vivencia con sus emociones.

Los padres pueden ayudar a sus hijos a manejar sus dificultades ayudándolos a reconocer y nombrar sus emociones de manera que estas no se queden guardadas haciéndoles daño. También podemos ayudarles a cambiar pensamientos negativos como “No le gusto a nadie” haciéndoles escribir el antídoto para este pensamiento, algo así como “Solo porque no le gusto a Juanito, no quiere decir que no le gusto a nadie. Debo ser amable con otros porque eso me ayudará a ser mejor amigo.” Cuando el niño vuelva a tener esos pensamientos negativos podemos recordarle lo positivo que escribió y así poco a poco cambiará su forma de pensar hacia pensamientos más positivos.

Fomentar la compasión en los niños 

Entender y ayudar a otros que están en problemas, nos ayuda fortalecer nuestras relaciones, lo cual es fundamental para ser felices. Las relaciones son una parte fundamental de la felicidad. Podemos enseñar compasión a los niños haciéndolos pensar en alguna persona o animal que ellos sepan que tiene algún problema, para que piensen que podrían hacer por ellos. Podemos motivarlos a hacer algo por ellos como escribir una tarjeta o hacer un dibujo a un familiar enfermo, abrazar a su mascota si la ven triste o llamar a saludar a su amigo de colegio que se lastimó jugando. Alentar a los niños a darse cuenta de los problemas o sufrimientos de otros y cómo ellos pueden ayudar un poquito a que se sientan mejor los hará ser más conscientes del mundo que los rodea, y el hecho de poder ayudar, los hará sentir muy bien.

Cuando aprendemos nosotros mismos y enseñamos a nuestros niños a hacer algo bueno por los demás y a apreciar los buenos momentos de la vida, estamos fortaleciendo nuestra habilidad de ser más empáticos con otros, sentirnos más conectados, construir resiliencia e inspirarnos para hacer de este un mundo mejor. Esto representa la felicidad para todos.

 

Recuperado el 5 de Febrero de 2017 de:

https://greatergood.berkeley.edu/article/item/how_to_awaken_joy_in_kids

 

ARTICULOS RELACIONADOS

family-286229_1920.jpg             Agradecidos_y_Felices-resized-600.png

5 Características Claves de Familias más Felices    Ser más felices: Aprendamos y Enseñemos Gratitud

 

 

 

Si te gusto este contenido compártelo.

RSS
Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Desplazarse hacia arriba
es_COES
en_USEN es_COES