Educar para innovar y crear.

Educar para innovar y crear.

Educar para innovar y crear: una tarea de todos

Actualmente los niños, niñas y adolescentes se están enfrentando a cambios en los diferentes contextos tecnológicos, sociales y escolares. Por lo cual, es indispensable formar personas creativas, competitivas, flexibles e innovadoras, que tengan la capacidad de crear proyectos significativos y responder a los retos de la sociedad. Es fundamental tener en cuenta que la creatividad no es una característica exclusiva de un grupo en particular, todas las personas tienen potencial para llegar al nivel de producción creativa, lo importante es aprender a innovar y desarrollar esta competencia desde la primera infancia. 

Martha Vives, doctora en Ciencias de la Universidad de los Andes, señala que formar estudiantes innovadores es formar “personas dispuestas a aprender, con una gran capacidad de trabajo y perseverancia, pero también capaces de reinventarse a sí mismos cuantas veces sea necesario; optimistas y creativas pero centradas y realistas; de mente abierta y gran capacidad de observación y de análisis frente a problemas complejos; con grandes habilidades para el trabajo en equipo y para fortalecer lazos de pertenencia de los miembros”.

De este modo, los docentes y padres de familia tienen el reto de promover el desarrollo de una cultura colaborativa que cree conciencia de la importancia del trabajo en equipo, la investigación y la reflexión, formando jóvenes con herramientas y competencias necesarias para construir una sociedad más justa, equilibrada y eficaz. 

Los docentes dan recursos a los estudiantes para interpretar y les proporcionan información básica de conceptos científicos y culturales; pero la familia acoge este conocimiento y lo incorpora en el contexto familiar, cultural y profesional, buscando las ocasiones posibles de la vida diaria para aplicarlos. 

Estas son algunas herramientas para promover ideas innovadoras y procesos creativos en casa:

  • Crear estrategias para que busquen soluciones por sí mismos: realizar preguntas abiertas que motiven a buscar las mejores respuestas y plantear problemas que ellos puedan resolver sin ayuda de otros. 
  • Innovar junto a ellos:  crear palabras que solo se puedan usar en casa, cambiar los nombres de la familia por los de figuras históricas, invitarlos a crear un personaje mitológico y que luego inventen cuentos.
  • Aprovechar la tecnología: crear espacios para explotar la creatividad y competencias de los hijos.
  • Cambiar los roles: ocasionalmente se puede permitir que ellos sean los encargados de transmitir los conceptos y que busquen metodologías creativas para hacerlo.
  • Crear un espacio en la casa exclusivo para la creatividad: diseñar un lugar destinado para los procesos creativos como una mesa para dibujar, un escenario, etc.
  • Visitar centros culturales: llevarlos a bibliotecas, galerías de arte o museos y pedirles que sean ellos quienes realicen las visitas guiadas. 
  • Jugar: hacer que el aprendizaje sea más divertido ayuda a mitigar el miedo de arriesgarse y pensar creativamente. 
  • Escuchar y fomentar las pasiones de los hijos: apoyar las pasiones y curiosidades naturales de ellos y enseñarles lo necesario para satisfacer su curiosidad, motivaciones e intereses. 

Los padres de familia también pueden ayudar a sus hijos a desarrollar su confianza creativa, es decir, la capacidad de generar nuevas ideas, ayudarlos a estar convencidos de que se pueden realizar, acompañarlos en el proceso de implementación y mitigar los miedos que generan bloqueos creativos: 

  • Miedo a lo desconocido: hace referencia a querer permanecer en lo que es conocido. En los procesos de innovación se deben explorar distintas rutas para llegar al resultado deseado. 
  • Miedo a ser juzgado: hace referencia a una profunda preocupación frente a lo que piensan los demás. Cuando se está en proceso de ideación hay que permitir proponer múltiples ideas, contemplarlas todas como una posibilidad, combinarlas y crear una solución integral. 
  • Miedo al primer paso: hace referencia al miedo a dar curso a una idea o iniciar un proyecto fracasar. Desarrollar una idea implica equivocarse; iterar es la clave en un proceso creativo.
  • Miedo a perder el control: hace referencia al miedo a soltar las propias ideas, aferrándose a ellas. Igualmente tiene que ver con la imposibilidad de pedir ayuda o aceptar la colaboración de otros. Es fundamental permitir a otras personas del equipo decidir, agregar nuevas ideas cuando se esté experimentando.

El corazón de la innovación parte de creer en las propias capacidades creativas, el reto ahora es empoderar a los niños, niñas y adolescentes para que adquieran características y habilidades que los ayuden a crecer como personas innovadoras y solucionar los problemas a los que se enfrentan en el mundo actual: curiosidad, pensamiento crítico, comprensión, investigación, reflexión e imaginación. 

En el colegio estamos comprometidos con la formación de una cultura de innovación en la que la comunidad sea consciente de que se pueden hacer transformaciones y que la creatividad está relacionada con una actitud positiva, abierta y flexible.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Desplazarse hacia arriba
es_COES
en_USEN es_COES