Enseñe a su Hijo el Arte de Ser Feliz

Enseñe a su Hijo el Arte de Ser Feliz

el arte de ser feliz.jpg

La felicidad es algo que todos perseguimos, y mucho más lo deseamos para nuestros hijos. ¿Existe la fórmula mágica para alcanzar la felicidad? ¿O ésta es solo algo momentáneo que logramos cuando conseguimos algo que deseamos?  La realidad es que se puede aumentar la felicidad duradera en nuestros hijos, dependiendo de la forma como los criemos. 

De acuerdo con la Dra. Laura Markham, psicóloga clínica PhD de Columbia University, la felicidad no es el resultado de la suerte y las circunstancias externas sino el producto de nuestros propios hábitos mentales, emocionales y físicos. Hay personas que han adquirido ciertos hábitos que las hacen felices y, por el contrario, otras tienen hábitos que las hacen desdichadas. 

La Dra. Markham nos describe 12 recomendaciones que podemos seguir para enseñar a nuestros hijos a ser más felices:

  1. Enséñele a su hijo hábitos constructivos para manejar su mente y sus pensamientos manejando su estado de ánimo, cultivando el optimismo, celebrando la vida y practicando la gratitud.
  1. Enséñele a su hijo cómo crear su propia felicidad. Por ejemplo, el ejercicio regular, la alimentación saludable y la meditación están altamente relacionadas con la felicidad, pero usted y su hijo pueden tener sus propios hábitos personales, como escuchar música o dar un paseo en el parque.
  1. Diviértanse juntos. Cuanto más nos reímos, más felices somos pues la risa cambia la química de nuestro cuerpo aun cuando esta sea forzada, pues los músculos faciales le envían la señal al cerebro que estamos contentos e inmediatamente mejora nuestro estado de ánimo. Sin mencionar los estados de ánimo de quienes nos rodean, pues es factible que el buen humor influencie a todos.
  1. Dele ejemplo de diálogo interno positivo. Todos necesitamos ayuda para animarnos a superar los obstáculos de la vida. ¿Quién dice que no podemos ayudarnos nosotros mismos? La investigación muestra que las personas felices se dan constante alivio, reconocimiento, elogio y conversaciones internas llenas de buena energía.
  1. Cultive el optimismo ya que este fomenta la felicidad. Es cierto que algunos de nosotros nacemos más optimistas que otros, pero todos podemos cultivarlo. Siempre hay algo bueno en cualquier situación, por difícil que esta sea, y es importante reconocerlo.
  1. Ayude a su hijo a encontrar alegría en las cosas cotidianas, pues los pequeños “milagros” de la vida, si los vemos y los apreciamos, nos hacen más felices. La vida está llena de situaciones alegres como el espectáculo del sol poniente, el vuelo de las aves y las mariposas, la calidez una conversación frente a un buen café, etc.
  1. Apoye a su hijo para priorizar las relaciones ya que las personas más felices tienen más seres allegados y relaciones más profundas. Enséñele a su hijo que mantener buenas relaciones toma trabajo, pero este vale la pena.
  1. Ayude a su hijo a desarrollar gratitud. Las personas que se describen a sí mismas como personas que conscientemente cultivan el agradecimiento son calificadas como más felices por quienes las conocen y por sí mismas. Hay muchas maneras de ayudar a los niños a aprender a cultivar la gratitud, empezando por enseñarles que todo lo que reciben y tienen es algo especial y no simplemente algo que se da por hecho.
  1. Acepte todas sus emociones. La vida está llena de alegría, pero incluso para la persona más feliz, también hay pérdida y dolor, y todos tenemos motivos para llorar eventualmente. Reconocer nuestros sentimientos tristes no se centra en lo negativo, sino en abrirnos a la gama completa del ser humano. Entonces, elegir ser feliz no significa reprimir nuestros sentimientos, sino reconocerlos y manejarlos para disfrutar más los momentos felices.
  1. Ayúdelo a manejar su estado de ánimo. La mayoría de las personas no saben que pueden hacer que los malos estados de ánimo se vayan y que pueden cambiarlos. Respirar profundo, dar una caminata alrededor de barrio o simplemente cambiar la forma de pensar sobre una situación realmente cambia las cosas. Cuando su hijo esté de mal humor, comience por empatizar con él. Después pregúntele si quiere ayuda para cambiar su estado de ánimo. Cuando aprenda a hacerlo comenzará a darse cuenta de que la vida es mejor cuando está de buen genio.
  1. Contrarreste el mensaje que la felicidad se puede comprar. Debemos recordar que nuestros hijos reciben mensajes constantemente de los medios de que la meta de la vida es más dinero y más cosas. En última instancia, nuestro ejemplo y lo que les decimos importará más, pero tenemos que enfrentar esos mensajes destructivos directamente.
  1. Enseñe a su hijo la alegría de aportar. La investigación muestra que el orgullo de contribuir al mejoramiento de la sociedad nos hace más felices y hará que nuestros niños sean más felices también. Nuestro trabajo como padres es encontrar formas de hacer una diferencia positiva en el mundo para que puedan disfrutar y aprender de esta experiencia.

Fuente:

http://www.ahaparenting.com/parenting-tools/emotional-intelligence/happiness

 

Artículos Relacionados

10 Consejos para Educar Hijos Felices                               6 Acciones para Criar hijos Felices

10 consejos para educar niños felices-01.jpg          Criar hijos felices.jpg

Si te gusto este contenido compártelo.

RSS
Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Desplazarse hacia arriba
es_COES
en_USEN es_COES