Blog

Qué hacer para estimular el aprendizaje de niños

La interacción con sus padres les permite a los niños tener un desarrollo infantil más positivo, y esto incluye mejores condiciones para el aprendizaje.

De hecho, está demostrado que las interacciones positivas y receptivas con los adultos, tienen un impacto positivo en ellos y los estimula a aprender, descubrir y explorar.

En el Buckingham School implementamos estrategias que nos permiten ayudar a los niños a tener mejor disposición hacia el aprendizaje, un ejemplo de ello es el manejo de aspectos conductuales de manera intencional, atendiendo a los intereses de cada niño.

Es así como canalizamos la atención de los niños de forma receptiva y con ello estimulamos el mejoramiento en el salón de clases y con ello propiciamos oportunidades para que tengan mejor rendimiento académico.

De igual forma, la interacción con otros niños dentro de nuestro colegio, bajo escenarios de cuidado, protección, con situaciones que generan una interacción positiva, contribuye al proceso de aprendizaje.

Sin embargo, sabemos que junto a esto es necesario que en el hogar también exista una interacción constante, positiva y productiva con sus padres.

Te felicitamos porque sabemos que interactúas con tus hijos conscientemente, ayudándoles a amar el aprendizaje, y orientándoles respecto a cómo aprender mejor.

Hoy queremos ayudarte regalándote algunas formas o estrategias adicionales que también puedes implementar y que responden directamente a la pregunta de qué hacer para estimular el aprendizaje de los niños:

Usa sus intereses

Además de darles cariño y afecto a los niños, hacer actividades con ellos en las que deban hacer uso del conocimiento que van adquiriendo, les ayudará a fortalecer el aprendizaje y tener una actitud positiva frente a nuevos conocimientos.

Conociendo lo que les gusta, puedes usar sus intereses para estimular el aprendizaje. Por ejemplo, puedes señalar objetos cuyos nombres ellos hayan aprendido y que les resulten interesantes para que ellos los nombren, describan y hasta te digan qué les gusta de esos objetos.

También puedes estimular la sed por el aprendizaje describiéndoles las acciones que haces junto a ellos, por ejemplo cuando los estés vistiendo, les dices cosas como “te estoy colocando esta camisa color azul que es suave y que te queda bien”.

Nombrándoles el color y la textura les enseñas a identificar tales elementos en su ropa.

Introduce nuevos conceptos en su día a día

Esto también lo logras nombrando los objetos que están en su entorno, diciéndoles si el agua está fría o caliente, por ejemplo.

Lo mismo puedes hacer durante la alimentación, diciéndoles el nombre de cada alimento, su textura, el color, explicándole el sabor y hasta los beneficios.

Es así como les ayudas a expandir el conocimiento acerca de lo que le rodea, y comenzará a identificar lo que le gusta y lo que no, y lo que es necesario día a día.

Si lo haces con descripciones divertidas, entonces amará el proceso de ir descubriendo nuevos conceptos al mismo tiempo que amplía su vocabulario y comprensión.

Usa el juego para estimular el aprendizaje

El juego es el principal factor positivo para el aprendizaje de los niños, porque lo hace divertido. Además, ten en cuenta que los niños imitan todo lo que ven, y lo que haces, así que puedes practicar juegos de roles con tus hijos.

Introduce durante los juegos retos, desafíos y problemas que ellos tengan que resolver, como armar un rompecabeza, o encontrar objetos escondidos.

Ten en cuenta que a medida que los niños dominan los juegos, estos se vuelven aburridos para ellos, así que lo mejor es que cada vez les propongas juegos más complejos, pero siempre a la medida de sus edades, para que no se frustren.

Reconoce sus esfuerzos, intentos y logros

Por último, ten en cuenta reforzar una buena actitud hacia el aprendizaje mediante elogios y el reconocimiento de los esfuerzos de tus hijos por aprender, experimentar y resolver situaciones.

No es necesario que les des un obsequio en todo momento, un abrazo, un beso, una palabra de elogia puede ser suficiente para motivarlos a que sigan con sus esfuerzos.

Reconoce tanto sus logros como sus intentos, así estarás promoviendo la autoestima y animándolos a continuar aprendiendo.

Esperamos que estos consejos sean de mucha utilidad para ti, sabemos que quizás ya estás aplicando algunos de ellos y te felicitamos.

En el Buckingham School estamos dispuestos a apoyarte con el deber de estimular el aprendizaje de tus hijos, contamos con docentes profesionales y con el ambiente de estudio más ideal para ellos. Si quieres conocer nuestro proceso de admisión, haz clic aquí ADMISIONES