7 Secretos de los Niños Felices

7 Secretos de los Niños Felices

7 secretos de los niños felices.jpg

Los padres queremos ver a nuestros hijos felices, y lo que muchas veces estamos haciendo es formándolos como niños exitosos, a veces, sin tener en cuenta si son felices o no. 

Queremos que asistan a clases extracurriculares para que sean los mejores en pintura, piano, futbol o ballet. Por otra parte, nos preocupa que la gran competencia para entrar a alguna de las mejores universidades, haga difícil a nuestro hijo o hija el acceso y por eso los matriculamos en clases de matemáticas, inglés, sistemas y otras. En conclusión, muchas veces confundimos el éxito con la felicidad de nuestros niños. 

De acuerdo con Katie Hurley, sicoterapeuta de niños y adolescentes, experta en crianza y autora de libro The Happy Kid Handbook (La Guía del Niño Feliz) La vida está demasiado organizada. Todo está planificado y atrás quedaron los días del juego libre y pasar el tiempo con amigos haciendo nada. Muchos niños hoy simplemente siguen un guión y esto no los hace felices.

Katie Hurley nos describe los siguientes secretos de los niños felices: 

  1. Comen en horas regulares. Parece un secreto demasiado sencillo, pero si lo pensamos bien, muchas veces las comidas de los niños se alteran debido a sus diversas actividades, o cuando algún compromiso familiar los hace esperar para comer dos horas más tarde de lo normal. En estos casos, los niños se podrían poner de mal genio, se comportarían mal y se irritarían. Cuando los niños están tranquilos y satisfechos, experimentan una mayor felicidad.
  2. Duermen con horario. Por supuesto no todos los niños duermen la misma cantidad de horas, hay unos dormilones y otros no. Sin embargo, esto no es una excusa para tener malos hábitos de sueño. De nosotros depende que los niños aprendan a dormir las horas que necesitan, pues cuando no duermen los suficiente, estarán agotados y de mal humor. Debemos hacer una prioridad la hora de acostarse, de manera que amanezcan descansados y felices.
  3. Juegan sin instrucciones. Hoy en día los niños pasan demasiado tiempo en actividades estructuradas y es muy importante asegurarnos que también tengan tiempo para el juego y si este es libre y sin instrucciones, les dará más oportunidades para ser creativos. Es bueno que ellos jueguen con bloques de madera, fichas de Lego, y otros que les permitan dar rienda suelta a su imaginación y a su espontaneidad.
  4. Se les permite expresar sus emociones. Algunos niños expresan fuertemente sus emociones, como gritar cuando están enojados o llorar cuando están tristes y si su frustración es muy intensa pueden tener una pataleta. Aceptemos que los niños necesitan expresar sus emociones. Mientras que los adultos podemos hablar con alguien para desahogarnos, los niños no tienen estas herramientas. Callarlos y humillarlos públicamente no ayuda. Déjelos desahogarse a su manera y luego ofrézcales ayuda. Soportar una rabieta pública es incómodo en el momento, pero es mejor que una vida de reprimir las emociones negativas que puede llevar a problemas de alimentación, depresión u otras dificultades emocionales para su hijo.
  5. Se les permite tomar decisiones. En general, los niños tienen muy poco control sobre sus vidas, pues somos los adultos quienes decidimos a dónde ir, qué hacer y qué comer. Darles un poco de control hará que se sientan felices, si toman decisiones sencillas como elegir que ponerse o el menú de la cena una noche por semana. Deles la oportunidad de tomar algunas decisiones y véalos sonreír.
  6. Se sienten escuchados. Los niños son intuitivos. Incluso los niños pequeños pueden ver cuándo los padres los desconectan o responden con el piloto automático. Cuando los niños sienten que sus padres realmente los escuchan, se sienten más conectados. Esto aumenta su autoconfianza y aumenta su felicidad general. Escuche cuando sus hijos hablan. Es la mejor manera de construir una relación abierta y honesta con su hijo y hacerlo feliz.
  7. Experimentan amor incondicional. La infancia se basa principalmente en el ensayo y error, y en ocasiones los niños necesitan correr riesgos. Cuando los niños saben que sus padres los aman y los apoyan, pase lo que pase, es más probable que tomen riesgos pequeños pues son seguros de sí mismos y de sus decisiones. Aprenden que a veces las personas cometen errores, pero siempre existe la posibilidad de corregir un error. Cuando los niños saben que sus padres siempre estarán ahí para ellos, para bien o para mal, son felices.

Estos sencillos secretos para criar hijos felices se pueden aplicar en el día a día. Por supuesto, todos soñamos con tener el hijo exitoso profesionalmente y esto también es posible si primero ellos han sido felices en su infancia, pues podrán llegar a la edad adulta con mejores herramientas emocionales y más seguros de sí mismos para enfrentar lo que la vida traiga en sus caminos. 

Fuente:

https://www.huffingtonpost.com/katie-hurley/secrets-of-highly-happy-children_b_3722259.html

 

Artículos Relacionados

5 Características Claves de Familias mas Felices          Ser más felices: Aprendamos y Enseñemos Gratitud

family-286229_1920.jpg             agradecidos_y_felices-resized-600.png

Si te gusto este contenido compártelo.

RSS
Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Desplazarse hacia arriba
es_COES
en_USEN es_COES