10 Consejos para Criar Niños Resilientes

10 Consejos para Criar Niños Resilientes

niños resilientes.jpg

Todos enfrentamos dificultades serias ocasionalmente como la muerte de un ser querido, la pérdida del trabajo o una enfermedad grave. Sin embargo, todos podemos recuperarnos eventualmente. La resiliencia es la capacidad que tenemos de sobreponernos a los problemas o situaciones difíciles. Los niños también tienen problemas, a veces graves y otras veces no tanto, pero debemos tener en cuenta que lo que nosotros consideramos un problema leve, para nuestro hijo puede ser muy grave.

Kenneth Barish, Ph.D., profesor de psicología en Weill-Cornell Medical College y autor de Pride and Joy: A Guide to Understanding Your Child’s Emotions and Solving Family Problems (Orgullo y alegría: una guía para comprender las emociones de su hijo y resolver problemas familiares), anota que “todos los niños, incluso los más afortunados, sufren daños emocionales. En casa, en la escuela y en el parque, todos los niños experimentan desilusión, frustración y fracaso; crítica y desaprobación; inclusive exclusión. En cada familia habrá momentos de enojo e incomprensión. Si el niño tiene un desarrollo saludable se recupera de estas situaciones, ya sea por su cuenta o con nuestro apoyo. Los daños emocionales son, en muchos aspectos, parecidos a las lesiones físicas y así como nuestras células reparan las lesiones físicas, las heridas emocionales también deben ser curadas. Sin esta curación, las lesiones emocionales se extenderán.”

De acuerdo con Ana Muñoz, psicóloga y autora, “Las personas resilientes poseen tres características principales: saben aceptar la realidad tal y como es; tienen una profunda creencia en que la vida tiene sentido; y tienen una inquebrantable capacidad para mejorar.” La resiliencia implica aprender una serie de conductas y formas de pensar que se pueden aprender.

Lynn Lyons, LICSW, psicoterapeuta y autora del libro Anxious Kids, Anxious Parents: 7 Ways to Stop the Worry Cycle and Raise Courageous and Independent Children (Niños ansiosos, padres ansiosos: 7 maneras de detener el ciclo de las preocupaciones y criar niños valientes e independientes), nos da 10 recomendaciones para criar niños resilientes: 

  1. No satisfaga todas sus necesidades.

Según Lyons “cada vez que tratamos de proporcionar certeza y comodidad, estamos impidiendo que los niños puedan desarrollar su propia resolución de problemas y su dominio. Sobreproteger a los niños solo alimenta su ansiedad.” Por ejemplo, dejar que un niño de 7 años duerma en la habitación con sus padres y no en su propia habitación.

  1. Evite eliminarles todos los riesgos.

Naturalmente, los padres quieren mantener a sus hijos seguros. Pero eliminarles todos los riesgos roba a los niños la capacidad de aprendizaje. La clave es permitir riesgos apropiados y enseñarles habilidades esenciales. Darles a los niños la libertad adecuada para su edad les ayuda a conocer sus propios límites.

  1. Enséñeles a resolver sus problemas.

Por ejemplo, su hijo quiere quedarse a dormir donde su amigo, pero está nervioso por dormir fuera de casa. Un padre ansioso, podría decir: “Bueno, entonces no vayas”. Pero un mejor enfoque es entender el nerviosismo del hijo y ayudarlo a descubrir qué hacer cuando no está en casa. En otras palabras, involucre a su hijo para que descubra cómo puede manejar los desafíos. Bríndele la oportunidad, una y otra vez, de descubrir qué funciona y qué no.

  1. Enseñe a sus hijos habilidades concretas.

Podemos enfocarnos en las habilidades específicas que necesita aprender nuestro hijo para manejar una situación determinada. Por ejemplo, podría enseñarle a un niño tímido cómo saludar a alguien y comenzar una conversación.

  1. No le dé todas las respuestas.

En lugar de proporcionar a sus hijos todas las respuestas, empiece a usar la frase “No sé”. El uso de esta frase ayuda a los niños a aprender a tolerar la incertidumbre y a pensar en maneras de enfrentar los posibles desafíos. Por ejemplo, si su hijo pregunta si le van a poner una inyección en el consultorio del médico, diga: “No lo sé. Es probable. Veamos cómo te va”. 

  1. Evite hablar en términos catastróficos.

Preste atención a lo que les dice a sus hijos y a su alrededor. Los padres ansiosos, en particular, tienden a “hablar de manera muy catastrófica con sus hijos”, anota Lyons. Por ejemplo, en lugar de decir “Es muy importante que aprendas a nadar”, dicen: “Es muy importante que aprendas a nadar porque sería devastador para mí si te ahogaras”. 

  1. Deje que sus hijos cometan errores.

El fracaso no es el fin del mundo. Dejar que los niños cometan errores es duro y doloroso para los padres, pero ayuda a los niños a aprender cómo solucionar problemas y tomar mejores decisiones la próxima vez. Por ejemplo, si su hijo no quiere ir a la práctica de fútbol, déjelo quedarse en casa. Cuando tenga un partido, le tocará sentarse en el banco y probablemente se sentirá incómodo.

  1. Ayúdelos a manejar sus emociones.

El manejo emocional es la clave de la resiliencia. Enseñe a sus hijos que todas las emociones están bien, como sentirse enojado porque perdió el juego u otro se comió su helado. Los niños aprenden rápidamente cuáles emociones les dan lo que quieren. Los padres también deben aprender a manejar las emociones de sus hijos. Puede decirle a su hijo: “Entiendo que te sientas de esa manera. Me sentiría igual si estuviera en tus zapatos, pero ahora tienes que descubrir cuál es el camino apropiado para lograr lo que quieres”. Si su hijo hace una rabieta, tenga claro qué comportamiento es apropiado y cuál inapropiado.

  1. Dele ejemplo de resiliencia.

Los niños aprenden observando el comportamiento de sus padres. Intente ser tranquilo y consistente. No puede decirle a un niño que controle sus emociones, si usted no lo está haciendo. Cuando cometa un error, admítalo. “Realmente lo arruiné. Vamos a hablar sobre una forma diferente de manejar eso en el futuro.” La resiliencia ayuda a los niños a manejar exitosamente las inevitables pruebas, desafíos y tribulaciones de la niñez y la adolescencia. Los niños resilientes también se convierten en adultos resilientes, capaces de sobreponerse y prosperar a pesar de los factores estresantes inevitables de la vida. 

  1. Tiempo a solas con cada hijo

Es importante que los padres reserven algo de tiempo todos los días (tal vez diez minutos a la hora de acostarse) para que niños y padres tengan la oportunidad de hablar y utilicen este tiempo para solucionar conflictos y malentendidos. Estos pueden ser los diez minutos más importantes del día para su niño y contribuirán en forma importante a su salud emocional. En estas breves conversaciones, podemos preguntarles a los niños si hay algo de lo que quieren hablar, tal vez un problema en la escuela o con amigos, algo por lo que estén enfadados con nosotros, o si tienen algo que los tiene ansiosos.

Concluye Barish “Debemos reafirmarles que, ganen o pierdan, estamos orgullosos de ellos por su esfuerzo. El hecho de saber que sus padres están orgullosos de él puede ser el apoyo emocional más profundo y duradero que puede ofrecerle. La escucha paciente es una “destreza” de crianza muy importante, y nada de lo que hacemos como padres es más importante para la salud emocional de nuestros hijos y para su éxito en la vida que escucharlos.”

 

https://psychcentral.com/lib/10-tips-for-raising-resilient-kids/

http://www.pbs.org/parents/expert-tips-advice/2015/11/how-to-raise-an-emotionally-resilient-child/

https://www.aboutespanol.com/que-es-la-resiliencia-2396440

 

ARTICULOS RELACIONADOS

Cómo Enseñar a su Hijo a Enfrentar los Problemas .fw.png       rescata_a_su_hijo-resized-600.png

¿Cómo Enseñar a su Hijo a Enfrentar los Problemas?           ¿Rescata muy Pronto a su Hijo cuando Está en Problemas?

Si te gusto este contenido compártelo.

RSS
Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Desplazarse hacia arriba
es_COES
en_USEN es_COES