10 Claves para Mejorar el Aprendizaje

Mejorar el aprendizaje.jpg

Todos los padres soñamos con una manera eficiente de mejorar el proceso de aprendizaje de nuestros hijos en el colegio. Hay alguna forma mágica que nos ayude a esto? Educadores y psicólogos estudian e investigan la mejor manera de lograr que los estudiantes aprendan en forma más eficiente.

El catedrático de Psicobiología del Instituto de Neurociencia en la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Barcelona, Ignacio Morgado nos recomienda las siguientes claves para mejorar el aprendizaje de nuestros niños. “Son procedimientos avalados por la investigación reciente en neurociencia y psicobiología, que pueden tener su versión particular en cada nivel y contexto educativo” dice Morgado. 

  1. Practicar regularmente deportes o actividades físicas. En esta sociedad moderna, en la que las pantallas están tomando la delantera en las actividades de grandes y pequeños, a veces se nos olvida el hecho que debemos movernos, con mayor intensidad y mas frecuencia. Los niños están utilizando gran parte de su tiempo libre en actividades que no los ayudan a ejercitarse físicamente y por lo tanto es necesario motivarlos a salir al aire libre y moverse más. “El ejercicio físico aeróbico beneficia las capacidades cerebrales tanto en el niño como en el adulto. Quienes tienen una actividad física semanal más intensa tienen también una mejor memoria y mayor flexibilidad y velocidad de procesamiento de información mental,” anota Ignacio Morgado. El ejercicio genera una proteína (BDNF) que aumenta la capacidad de las neuronas para formar conexiones. “La actividad física, en definitiva, genera una especie de lubricante que facilita el funcionamiento de la maquinaria cerebral para aprender, formar memorias y recordar,” añade Morgado.
  1. Evitar el exceso de grasas en la alimentación. Debemos controlar con mayo precisión lo que nuestros niños están comiendo. Una dieta balanceada con pocas grasas es lo mas indicado para el funcionamiento del cerebro. Anota Ignacio Morgado que las dietas altas en grasa “reducen la sensibilidad de los receptores NMDA, que son moléculas del cerebro que forman parte de los mecanismos de plasticidad neuronal que hacen posible la formación de la memoria en lugares como el hipocampo y la corteza cerebral.” Es importante para toda la familia tomar alimentos como frutas, verduras, cereales, nueces y proteínas en forma balanceada.
  1. Dormir lo necesario con regularidad. Muchas veces es difícil lograr que nuestros niños duerman lo suficiente, pues están muy entretenidos con la televisión, la tableta o el teléfono y no tienen un horario exacto para dormir. Por ello es muy importante motivar a los niños a irse a la cama sin pantallas y adquirir un horario de sueño, pues como lo dice Ignacio Morgado “las mismas neuronas que se activan para registrar la información cuando aprendemos vuelven a activarse cuando dormimos.” Continua Morgado “Además de facilitar el aprendizaje y potenciar la memoria, el sueño reorganiza y estructura los contenidos de la mente haciendo posible la integración de la nueva información aprendida, facilitando el descubrimiento de reglas y regularidades ocultas en la información recibida, generando inferencias, convirtiendo el conocimiento implícito en explícito e influyendo también muy posiblemente en la intuición y creatividad de las personas.”
  1. Entrenar frecuentemente la memoria de trabajo. La memoria de trabajo es aquella que proporciona almacenamiento temporal y manipula la información necesaria para tareas cognitivas complejas, como la comprensión del lenguaje, el aprendizaje y el razonamiento. Nos manifiesta Morgado que “materias como la filosofía o las matemáticas promueven este tipo de memoria, muy ligada a la inteligencia fluida, que es la capacidad de razonar y resolver problemas nuevos con independencia del conocimiento previamente adquirido.” Esta memoria la utilizamos activamente en el proceso de aprendizaje y por lo tanto es fundamental ejercerla con frecuencia.
  1. Guiar el aprendizaje con preguntas. Una de las mejores formas para que los niños aprendan es estimular su curiosidad. Cuando se les hacen preguntas que los motivan a buscar respuestas, a investigar, a conocer mas a fondo, los niños se sentirán mas motivados a aprender. “Este procedimiento motiva al estudiante, concentra su atención y le convierte en una especie de detective o investigador que busca en cualquier fuente de información posible la solución a los interrogantes que se le plantean” anota Morgado.
  1. Practicar frecuentemente el recuerdo de lo aprendido. Al recordar lo que hemos aprendido recientemente afianzamos la información y beneficiamos la memoria a largo plazo. Dice Morgado: “Tal actividad aumenta la sensación subjetiva que tiene el estudiante de estar aprendiendo y reduce así su ansiedad respecto a evaluaciones posteriores.” 
  1. Un poco de estrés no es malo. Recordemos cuando éramos estudiantes y debíamos hacer una presentación en clase sobre un tema específico, y cómo esta experiencia estresante nos ayudó a que este tema nunca se nos olvidara. “En situaciones emocionales o de estrés moderado, la activación de estructuras cerebrales como la amígdala y la liberación en la sangre de hormonas como la adrenalina y los glucocorticoides pueden contribuir a la facilitación del aprendizaje y la memoria actuando directa o indirectamente sobre los circuitos neuronales del cerebro.” El estrés producido obliga a los niños a aprender a fondo y a memorizar lo que deben exponer en clase. Nos dice Morgado que “Un modo de inducir esa emoción o estrés moderado en los alumnos consiste en proporcionarles antes de nada información motivadora sobre la materia a aprender, algo que conocen sobradamente los buenos docentes.” 
  1. Homenaje a la lectura. La lectura ha sido comúnmente conocida como sinónimo de inteligencia, conocimiento, análisis y de muchas otras características que poseen las personas más preparadas. Según Ignacio Morgado “Leer es uno de los mejores ejercicios posibles para mantener en forma el cerebro. Es así porque la actividad de leer requiere poner en juego un importante número de procesos mentales, entre los que destacan la percepción, la memoria y el razonamiento.” La lectura es una de las formas más utilizadas para estimular la mente e incentivar el descubrimiento de nueva información y conocimientos. “La lectura refuerza también las habilidades sociales y la empatía, además de reducir el nivel de estrés del lector. El libro y la lectura, como gimnasio asequible y barato para la mente, deberían incluirse en la educación desde la más temprana infancia y mantenerse durante toda la vida,” asegura Morgado. Motivar a los niños a leer empieza con nuestros propios hábitos de lectura y nuestro interés en leerles desde muy temprana edad.
  1. Aprendizaje temprano de una segunda lengua. Cuando los niños tienen la posibilidad de aprender una segunda lengua en su primera infancia, estarán más abiertos a adquirir nuevos conocimientos, aceptar las diferencias y acoger la diversidad en todas sus formas. De acuerdo con Theresa Deussen, Ph.D. y M.A. en Sociología en la Universidad de Michigan, Ann Arbor y B.A. en Relaciones Internacionales en la Universidad de California, Davis, los niños bilingües pueden tener los siguientes beneficios:

A nivel cognitivo: los niños bilingües tienen mayor flexibilidad cognitiva, o sea más habilidad para manejar información visual y verbal conflictiva.

A nivel cultural: abre las puertas a otras formas de pensar acerca del mundo y la posibilidad de establecer relaciones con personas de otros países y culturas.

A nivel económico: un estudio de la Universidad de la Florida encontró que los hispanos completamente bilingües pueden ganar $7.000 más al año que las personas que solo hablan inglés.

A nivel académico: los niños bilingües tienen un mejor desempeño en la lectura tanto en ingles como en español. Es por esto que el estado de Washington en USA ha establecido un programa de reconocimiento al bilingüismo premiando a sus alumnos por el manejo experto de ambas lenguas y además tiene como meta graduar bilingües al 100% de sus alumnos en el 2026.

  1. Evaluaciones Orales. Cuando el niño debe exponer en forma oral lo que ha aprendido debe entenderlo en una forma mucho mas completa y profunda, “inducen en ellos un tipo de estudio mucho más basado en la comprensión de los materiales y la información que en su simple memorización” anota Ignacio Morgado. El desafío que significa la evaluación oral genera una memoria de largo plazo. Sin embargo, añade Morgado que “reglas de ortografía, fechas históricas, países y sus capitales y accidentes geográficos, son ejemplos históricos nada despreciables, pues constituyen valiosos recursos de memoria implícita que se adquieren por repetición y resultan extraordinariamente útiles como apoyo para posteriores evaluaciones mentales y razonamientos complejos.”

Estas diez claves ayudarán a los niños a mejorar su desarrollo cerebral, su memoria y por ende facilitará el aprendizaje. Realizar todas las actividades mencionadas es fácil si nos proponemos a hacerlo como parte de la rutina diaria tanto en el hogar como en el colegio.

 

Fuentes: 

http://elpais.com/elpais/2015/10/29/ciencia/1446135253_593995.html

http://www.compartelibros.com/autor/ignacio-morgado/1

http://educationnorthwest.org/northwest-matters/treating-language-strength-benefits-bilingualism

Si te gusto este contenido compártelo.

RSS
Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Desplazarse hacia arriba
es_COES
en_USEN es_COES